Month: December 2012

Festival Tetabiakte para la Cultura y las Artes de Ciudad Obregón, Sonora

Todo un gran éxito obtuvo la Novena edición del Festival Tetabiakte en nuestra ciudad para celebrar el 85 Aniversario de la fundación del Municipio de Cajeme en territorio de la tribu Yaqui y de la antigua Municipalidad de Cócorit, decretada desde los tiempos de la Sonora liberal, laica y republicana.

En el año 2003, lo que al principio fuera el acertado proyecto de la asociación civil Cajeme 20-20 presidida por el ingeniero Guillermo Pineda y su esposa Marina Robinson Bours, para promover la cultura regional entre las clases sociales distintivas del municipio, se realizaron los tres primeros festivales hasta que estuvo a punto de desaparecer, por la mala organización de improvisados empresarios (as) de la cultura locales al tomar su dirección aunado al desinterés de la población por asistir. Fue rescatado de su inminente extinción para encausarlo como  Muestra de Teatro por la ex directora de Cultura, Dommy Flores, en el trienio del ex presidente Francisco Villanueva.

Afortunadamente, la licenciada Trinidad Ruiz, como titular de la Dirección de Cultura cajemense le dio un considerable giro al elevarlo del nivel cultural y artístico un tanto regionalista a otro más cosmopolita global, involucrando las tendencias culturales  nacionalista de Conaculta,  la sonorense del Instituto Sonorense de Cultura,  de la Universidad de Sonora y su propuesta de que el Festival Tetabiakte fuera el oficial del Municipio de Cajeme, siendo aceptado por el pasado Cabildo municipal.

La Novena versión, ampliada a diez días de festividades, nada extraordinario ofreció por ser más de lo mismo en los últimos ocho años, mostrando un eclecticismo cultural y artístico musical, dancisitico, folclorista, teatral y étnico de carácter cajemense, sonorense y nacional  de México, con una fuerte inversión de diez millones de pesos otorgados por CONACULTA, para el goce del escaso público que asistió a los casi cien eventos presentados en diferentes escenarios en la plaza cívica Álvaro Obregón.

El desfile inaugural, anunciado como asombroso y jamás visto en la ciudad por la participación de universidades, escuelas y grupos locales, resulto ser un magnífico fiasco por la mala organización, la falta de seguridad por el Departamento de Tránsito, el nulo respeto de los impacientes  choferes de camiones y automovilistas al casi atropellar a los integrantes de la Banda de Guerra del H. Cuerpo de Bomberos de Cajeme, a los zanqueros  de Alejandro Ballesteros y su esposa Lucia, a los niños karatecas, a las bellas bastoneras de la Escuela Normal de Providencia y a la comparsa del Taller de Arte Integral del profesor Julio Hernández y Rosario Urias, el más lucido,

Quienes desfilaron por  la avenida Miguel Alemán desde el Teatro del ITSON hasta la calle Galeana, donde lo observé para tomar fotografías y los seguí al doblar por la calle 5 de Febrero (famosa en el mundo por el acto cívico de saludar al revés a la Bandera Nacional durante el desfile de la Revolución Mexicana,) hasta su arribo a la plaza, acompañados por periodista Becker García y su esposa  montados en una hermosa motocicleta.

Mientras la Banda de Guerra tocaba su magnífica “Rutina Libre” de   toques de clarín y corneta frente al palacio municipal, pude observar una vista panorámica de la sede:  El  Escenario Tetabukito para los grupos locales; el Escenario Principal para los conciertos de nivel nacional, (junto a la dinámica estructura postmodernista blanca de un supuesto auditorio al aire libre que nadie utiliza como tal); el Corredor Cultural, con exhibiciones de artesanías, pintura y literatura; el Pabellón Étnico, mostrando las culturas Yaqui y Mayo, y el Escenario Joven en el  ex Cine Cajeme para la cultura del rock and roll.

Esa  noche media fría y de luna llena, fue ideal para saborear burritos de frijoles Yorimuni y exquisito guacabaqui con tortillas sobaqueras de harina en la cocina yaqui de doña Chayito Hernández Osuna,  como preámbulo a la ceremonia de inauguración de los festejos con la notable ausencia del Alcalde Rogelio Díaz Brown, mandando a su representante para el discurso inaugural y mensaje sobre el proyecto de cultura de la actual administración, equivocándose  dos veces al mencionar a la orquesta sinfónica en vez de Orquesta Filarmónica de Sonora, quienes, bajo la batuta de su directo nos brindaron un magnífico repertorio, concluyéndolo con el “Huapango de Moncayo”, mi segundo himno nacional.

La noche del martes 27 de mes más revolucionario, fue fantástica para la ceremonia de la Conmemoración del 85 Aniversario de la fundación del Municipio de Cajeme en el año de 1927, ante el presidente municipal Rogelio Díaz Brown, quien entregó el  “Reconocimiento a la trayectoria del maestro Héctor Martínez Arteche”, mundialmente denominado artista “Gancho” de Ciudad Obregón, y la “Ceremonia de Nombramiento Ciudadano Distinguido”, al ingeniero agrónomo Adalberto Rosas López, el cual, según la crítica fue más bien por su activismo político y resistencia civil impune contra el acueducto el Novillo y al gobernador Guillermo Padrés Elías, que por sus semblanzas en la agricultura subsidiada y contaminadora y su fracaso en las últimas elecciones republicanas que perdió.

Al bajarse todos continuaron los juegos pirotécnicos iluminando espectacularmente el negruzco cielo cajemense: ¡Qué belleza de luces! Y la fantástica actuación de la cantante mexicana Guadalupe Pineda, escuchando de su romántica voz las melodías “Fina Estampa”, “Cuando vuelva a tu lado”, “Gracias a la Vida”, “Yolanda” y “Jacinto Cenobio”, siendo ovacionada por una multitud de unas tres mil personas.

La última noche estuvo admirable con las actuaciones de la soprano Encarnación Vázquez y el tenor José Luis Ordoñez acompañados por el pianista Joseph Olechowski, interpretando “¡Oh Sole Mio!”, “Siboney” y “Júrame”. Terminándola el saxofonista Celso Aguilar y su banda con un magnífico concierto de jazz.

En el Escenario Principal se presentaron 12 conciertos musicales, incluyendo los arriba citados, de arias operísticas por los tenores Christopher Roldán,  Castillo y Héctor Acosta al piano; Susana Harp cantó en lenguas indígenas; Pedro Komink, alternativo; Santo Remedio, folclore; La Trouppe y Monedita de Oro, su música versátil; De Descartes a Kant y su junkie punk; Rebel Cats con su rockbilly clásico; la comicidad del payaso Aziz Gual; los grupos Achai y Masocoba con sus bailes folclorista mexicanos ante unas 500 personas que les aplaudieron con entusiasmo.

Junto a la torre del reloj se montó el Escenario Alterno Tetabukito para presentar diferentes artes escénicas de la ciudad con 65 intervenciones en canto, música, danza y teatro guiñol ante unas 250 personas diarias, la mayoría familiares de las participantes, fallándoles a muchas escenografías de más calidad interpretativa porque pareció un maratón de escuelas, academias y grupos de danza. Llamó la atención la intervención de una asociación religiosa con magnífica escenografía de rock cristiano, danzas y coros con rico vestuario.

En el Escenario Joven localizado en el estacionamiento del ex Cine Cajeme, se presentaron cinco bandas “gancho” de Hermosillo y del Distrito Federal en gira por el estado y 16 grupos de rockeros locales ante unos 20 a 30 jóvenes el primer fin de semana. Aumentándose el último día, con la presentación de Juan Cicerol, Adictos Crew, Callejón Colombia, Adefezio y Dakota ante  unos 80 jóvenes parados al centro del sitio y rodeado por numerosos automóviles estacionados. Me gustó mucho el rock metal pesado del grupo Alexjet y el alternativo de Vicente Gayo, pero opino que este lugar para la cultura del Rock and Roll no fue propicio, demostrándonos su poca importancia en sociedad conservadora  de Cajeme.

En el Corredor Cultural, se mostró el ámbito artesanal bajo carpas blancas de plástico: El juguete tradicional mexicano por Rubén Juárez, pintura por Betty García, Ramón Nájera, Luis Alberto Hinojosa Ríos, Blas López Molina y el fotógrafo Moroyoqui de Huatabampo; videos, venta de libros, poesía en verso libre por Sandra Mortis, escritos en el hombro izquierdo de la bella alamense Meztli Estrada y bisutería urbana por el grupo La Bachia y Paola.

En el Pabellón Étnico se expuso una ramada tradicional, artesanías mayo y yaqui, juego de la Lotería y la exquisita cocina gourmet del Bacatete, muy del gusto del jefe de armas Tetabiate durante sus años de lucha armada contra la colonización mestiza y extranjera a las inmediaciones de sus ex misiones jesuitas y pueblos autónomos de Bácum y Cócorit.

En el auditorio de la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz, se programaron seis obras de teatro por compañías locales; en el Centro La Petaca, dos conciertos musicales; en el auditorio de la Universidad La Salle Noroeste, se efectuaron cinco conciertos de arias de ópera, clásica, versátil y una obra de teatro.

En La Ruta de Arte se exhibieron 7 exposiciones, de las cuales, cuatro fueron nuevas: la de Gladis Félix, en la Casona de Cócorit; la Rosa Isabel Vázquez Rascón y Rosa Argelia Mendívil, en la Casa de Adobes; de Jesús Osuna, en el Centro de Culturas Populares e Indígenas y otra en la recién estrenada galería de Ernesto Ceceña Ivich que no vi. El resto fueron integradas al programa como la de Ricardo Escalante, en el restaurante El Bronco; la del vestíbulo de la biblioteca pública; la de Claudia Encinas, en el Centro Histórico de Cajeme, y la del arquitecto Zacarías Páez, en la galería de arte del ITSON.

También hubo muestras de cine que no observé, a Sergio Anaya le cancelaron la presentación de su documental histórico de Cajeme porque los organizadores no se presentaron. Sólo asistí a la conferencia “Memoria Histórica de Cajeme” que no me gustó porque al cronista José Escobar no se le entendió y se enfocó a al box y beisbol por ser del gusto del  Alcalde Díaz Brown, sin embargo, Miguel Mexía fue más elocuente con valiosos datos históricos. Antonio Gándara y Sergio Anaya nunca aparecieron y no asistí a la de “Los Yaquis en África”.

Como crítica al Festival Tetabiakte y su futuro al pretender elevarlo a nivel  mundial para la atracción del mercado turístico, es primordial  promover lo más emblemático de la cultura sonorense y mexicana de nuestro entorno para mayor éxito comercial y beneficio local.

Hay que enfocarlo a la cultura, a la historia y a lo artístico por profesionales y no por improvisados; no cometer el gravísimo error de incluir la religión y la política municipal del PRI por lo controversial de ambas; faltó la magnífica danza del vendado de los hermanos de la tribu Yaqui en disputa por su agua para los agricultores; es necesario elevar el nivel escenográfico de los grupos locales invitándolos a presentar mejores bailables y obras de mayor calidad a lo escolar, faltaron las manifestaciones artísticas sonorenses del Instituto Sonorense de Cultura.

Mejorar su difusión ante la apática sociedad cajemense para crear más público asistente, porque a pesar de la calidad de los participantes, los 10 millones de pesos gastados y la entrada gratuita, los cajemenses no concurrieron.

¡Lástima! Ha de ser porque es libre de cerveza. Las cifras oficiales de 250 o 378 eventos y un público de cien mil personas no concuerdan con la realidad vivida y el programa presentado durante los 10 días de festejos.

Image

Los Zanqueros de Producciones Ballesteros en el desfile del Tetabiakte.Image

Bellas bastoneras de la Normal de Especialidades de Providencia.Image

El arribo del director de cultura con su esposa.

.Image

Soprano encarnación Vázquez.

Image

Magnífica danza Árabe por bellas bailarinas de la Academia de Arte.Image

Hermosas bailarinas del grupo Achai.Image

Pintor Francisco Sepúlveda y sus conchas

Image

La nueva Expresión: Moroyoqui, Alberto Hinojosa y Blas L

Encantadoras Luz Brishel Lauterjo y Danna Rubí Meza Bracamontes.

Artesanía urbana por el grupo de La Bachía de Cajeme.

Lo mejor en danza fue la niña María Luisa Ortega de la Academia de Arte de Cajeme.

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Copyright: Material protected by copyright SEP/CP-509989/78/Son of his holder arch. Francisco Sánchez López. Reproduction s in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy!

Architect, photographer, artist of magical realism art, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and  critic s for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

Facebook: Francisco Sanchez, Twitter/archfcosanchez

Blogs:, www.artecajemeart.blogster.com, www.arkisanchez.blogdiario.com, http://www.arkisanchez.wordpress.com

Advertisements

Triste Historia del Maestro Arteche en Ciudad Obregón, Sonora.

Ignominiosa historia póstuma del maestro Arteche en Ciudad Obregón.

En el marco cultural del IX Festival Tetabiakte para conmemorar el 85 Aniversario de la fundación del Municipio de Cajeme, se llevó a cabo la sencilla ceremonia de la entrega del “Reconocimiento a la Trayectoria del Maestro Héctor Martínez Arteche” a su hija Alina Martínez Ceballos y el nombramiento de “Ciudadano Distinguido” al ingeniero agrónomo Adalberto “El Pelón” Rosas López, en manos del alcalde Rogelio Díaz Brown, auspiciados por la Dirección de Cultura Municipal, en el escenario principal del festival de la plaza cívica Álvaro Obregón en Ciudad Obregón.

Tangencial al evento, en la Casa de la Cultura el Colectivo Arteche montó la exposición “Amigos de Arteche” compuesta por dibujos, grabados, pinturas, collages y objetos, por reducido grupo de ex alumnas (os) de los talleres y las Artes Visuales del Instituto Tecnológico de Sonora. Así mismo, se presentó un video sobre las semblanzas del homenajeado y el proyecto de un museo virtual sobre la obra de caballete pintadas en medio siglo de su prolífera existencia en Sonora. Y en la noche, se invitó al público, a un malogrado recorrido personalizado por los murales del vestíbulo y fachada poniente del palacio municipal y de la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz, sin éxito, por  la falta de interesados en conocerlos y mucho menos apreciarlos o protegerlos contra el vandalismo.

En el corredor de la planta baja de la Casa de la Cultura, se improvisó pequeña sala audiovisual para 30 asistentes, donde, su director, indicó: –No soy amigo de Arteche–, para luego relatar su  viaje a las oficinas de CONACULTA en el Distrito Federal, acompañando al Alcalde Rogelio Díaz Brown, para solicitar dinero para financiar el Festival Tetabiakte. Relatando: –Nos sugirieron de la necesidad de tener a un artista “Ancla” en la ciudad como requisito para obtener recursos.

”¡Arteche!”, inmediatamente, exclamó el alcalde y nos dieron 10 millones de pesos. Por eso le hicimos este homenaje y cada año se hará el “Reconocimiento Arteche”…Soy amigo de Alina y hay posibilidades de realizar el museo Arteche para el próximo año–. Concluyó.

Prosiguió la muestra del video “Homenaje a Arteche”, editado por Producciones Arteche de su hija Alina, con escenas de las pasadas distinciones por el Instituto Sonorense de Cultura, la fracasada y mal curada exposición, “Mi Primera Luz”, exhibida en el Museo Costumbrista  durante el pasado Festival Ortiz Tirado en Álamos; la de litografías en el pasillo de la biblioteca pública local y la de “50 Arteche”, en el Museo de Arte Sonora en Hermosillo. Video que fue más para proyectar su personalidad, y quien, al intervenir, indicó: El museo virtual, hacerlo una realidad, como Arteche, “ancla” de la cultura en Cajeme para el beneficio de todos–.

La curaduría de la exposición fue con el propósito de mostrar dibujos y escultura alusivos al maestro Arteche, obras con su influencia pictórica o donde intervino él. La museografía de la exposición, en forma lineal, simplista y combinada con frases cariñosas, no logró un dialogo museográfico entre los retratos realistas y caricaturescos de Arteche con su busto escultórico, con el móvil amarillo colgado del techo y el resto de  las pinturas abstractas y figurativas de los años ´60 típicas del arte cajemense, a pesar de los  enunciados sentimentalistas escritas en los muros.

Para la perspectiva de la crítica de arte, tanto la curaduría como la museografía, no tuvieron un concepto plástico ni se logró una relación museográfica entre las obras faltas de calidad artística y no estuvieron a la altura de su fantástica belleza  artecheana.

Las mejores obras son: “Retrato”, al pastel, de Ramón Baydón; “Siempre Serás de Nuestras Raíces”, por Georgina de Icedo y “Esculpiendo el Espacio”, de Ana Bertha Walldez. Aceptables están: “Maestro Arteche”, retrato a la acuarela por Evangelina Ley, con poco parecido al modelo y “Homenaje a Arteche”, por Argelia Mendívil: Regulares están: “Tres Mujeres”, de Jacobo Beltrán; “Héctor Martínez Arteche”, de Rebeca Borquez Pineda y la portada, “Días de Luna” con un grabado de él presentado por Deana Gamboa.

Lamento referir que el busto escultórico de Georgina de Icedo no tiene parecido con él; los  cuadros de Rosalía Martínez están afuera del contexto faltándoles dominio y transparencia a su acuarela,  a la caricatura de Raúl Acosta le falta comicidad y parecido con él y el móvil con velas encendidas por Ángel Luzanilla  carece de plasticidad.

Acudí al recorrido personalizado por las obras  murales ofrecido por la Dirección de Cultura y conducido por el señor José María, empleado del Museo de los Yaquis de Cócorit,  para solo escuchar barbaridades y falsedades sobre el mural “El Universo del Hombre” en el vestíbulo del palacio municipal. ¡Qué bárbaro!   No se midió, al señalar que la iconografía expresada está inspirada en los principios de la tribu yaqui del “Bien y Mal” y del “Hombre y Mujer”. Inclusive, se atrevió a señalar que el indio Cajeme está representado en el mural de las esquinas del palacio cuando el lema original es “El Pueblo de Cajeme”.

“¡Son puras mentiras!: ¡Arteche no pintó a los yaquis en este mural!”, le refuté y nos entablamos en una discusión, hasta que de la escalera bajó un señor y al unírsenos, solicitó: “Enséñeme sobre el mural porque no sé nada y el presidente municipal me encomendó su restauración, traeremos un restaurador en México”.

¿Y tú quien eres?, por qué no te conozco, le inquirí; dándome su nombre sin localizarlo en el quehacer artístico de Cajeme.

Como al guía no le gustó el señalamiento, huyó del sitio con la excusa de ver al grupo Mestizo en el escenario, dejándome parado y abandonando su trabajo por el que le pagaron. No se vale esta mala educación, dejándome con la incógnita de saber, si su falsa versión es personal o la oficial que prevalecerá en la Dirección de Cultura durante el trienio, para satisfacer y convencer a los funcionarios de CONACULTA de un supuesto folclorismo indígena yaqui en el muralismo de Arteche, optando por  documentarlo con fotografías para la posteridad.

Este improvisado y neófito guía, mostró un imperdonable desconocimiento a la filosofía que respalda al fantástico concepto plástico de Arteche, no se documentó: Porque Arteche no incluyó ni pintó lo yaqui en su obra, excepto en los murales “El Chapulín Brujo” y el de “La Chiktura” en las fachadas de la biblioteca pública y “La Evolución del Hombre en Sonora” con la iconografía del danzante venado en el frontispicio del teatro Doctor Oscar Russo Vogel, que se parece más a Cuasimoto de la comedia  El Jorobado de París.

“Energía”, “Movimiento” y  “Comunicación”, son parte de la cosmología  expresada  en su arte mural inspirada en los escritos del filósofo jesuita y antropólogo francés, Teilhard de Chardin y  la poesía de Pablo Neruda.

Pero si ahora, ya de muerto, se quiere vincularlo a parafernalia yaqui, ¡Es una barbaridad! imperdonable e inaceptable que atenta contra el legado artístico de Arteche en Sonora; pero se entiende, por las trilladas máximas de que –La cultura Yaqui es nuestra raíz étnica-social, “el origen cajemense” y  un “producto turístico”–, para la mercadotecnia inmobiliaria de Cócorit y de Ciudad Obregón. Las cuales, son viles mentiras si se conoce la sangrienta historia del Valle del Yaqui para quitarles sus tierras y el agua de su río Yaqui. Por lo cual, me opongo rotundamente como estudioso de su obra, su biógrafo y su amigo.

Porque el mejor homenaje que se le puede hacer es restaurar sus magníficos murales dañados por la marcada ignorancia bronca del cajemense, sin desvirtuar su extraordinario concepto plástico, para así convenir a intereses políticos y empresariales de nuestra inculta sociedad y gobierno municipal en las Bellas Artes. Lo otro es dejarlos descansar en paz.

Porque la cruel realidad vivida por el maestro Arteche, fue el menosprecio y desvalorización de su obra artística en la ciudad, donde  el ITSON lo  relegó a una reducida oficina-taller de grabado en su galería de arte, viéndolo siempre  como un rezago histórico del Muralismo Mexicano: Y  ahora a más de un año de su muerte, el pasado 3 de octubre, nadie lo recordó con flores ni discursos,  se  quiere comercializar la ”Marca Arteche” y el icono “Ancla” para complacer al burocratismo de CONACULTA para que suelte dinero; acción reprobable, ya que en él prevaleció la humildad.

Antes de lo citado por Becker García, creí, que este merecido homenaje póstumo era para reconocer la “Belleza Artecheana”: Valioso legado plástico con iconografía universal, superior a la cultura regia, chera, conservadora o liberal de Cajeme y la tradicional yaqui, en las ciudades de Cajeme, Navojoa y Hermosillo, porque él no pinto el clima ni la cosmología yoreme, según su biografía que he publicado en el periódico El Diario del Yaqui y en mis blogs de la Internet, plagiados para lucrar con ellos sin respetar mis derechos de autor legales.

Más no fue así: ¡Que decepción! Porque fue para obtener millonaria inversión, siendo esto inaceptable, por el hecho de usarlo para anclar dinero en la precaria cultura cajemense. No cabe la menor duda, que la incultura y los improvisados, carentes de ilustración en su obra mural, están perjudicando al artista Arteche, para convertirlo en un producto más de la mercadotecnia comercial, cuando él, estuvo alejado de los reflectores de los eventos culturales para dedicarse a la docencia y a pintar su obra de caballete con el tema de la mujer y  muralismo sonorense en su taller de Cócorit. ¡Lástima!

Foto 1. Publico

Escaso público en la exposición “Amigos de Arteche”, del Colectivo Arteche.

Foto 2, mejor obra

“Retrato”, al pastel, de Ramón Baydón. Hay que dejarlo en paz, el mejor homenaje.Image

“Esculpiendo el Espacio”, por Ana Bertha Walldez. Nuestro artista “Ancla” de Cajeme.

Image

“El Universo del Hombre”, dañado por la ignorancia del cajemense.Image

“El Universo del Hombre”, desalmado garabateo sobre mural.Image

Iconografía femenina en el mural citado.Image

La mujer  emblemática en este mural

Image

Simbolismo figurativo universal en este mural.

Image

Garabatos para dignificar personajes de la política homenajeados.

Image

Antonio Gándara e hija admirando las obras, le gustó: “Por la Paz”, de Claudia  Uzárraga.

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Copyright: Material protected by copyright SEP/CP-509989/78/Son of his holder arch. Francisco Sánchez López. Reproduction s in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy!

Architect, photographer, artist of magical realism art, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and  critic s for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

Website: www.arqsanchez.8m.com,   E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com, Facebook: Francisco Sanchez, Twitter/archfcosanchez

Blogs: www.sanchezarchitecture.blogster.com, www.artecajemeart.blogster.com, http://www.arkisanchez.blogdiario.com

El Pabellón Yaqui en el Festival Tetabiakte 2012 de Ciudad Obregón, Sonora

Pabellón Étnico en el  9no. Festival Tetabiakte en Ciudad Obregón, Sonora.

El gran éxito que obtuvo la Novena versión del Festival Tetabiakte 2012, fue debido en parte, por el Pabellón Étnico montado por las promotoras culturales de los pueblos yaquis de Vícam, Pótam y Tórim, al ser el más visitado por cientos de cajemenses y turismo empeñados en conocer parte de su recia cultura tradicional, su comida gourmet de la sierra del Bacatete, su arquitectura, sus artesanías, vestidos típicos con flores multicolores bordadas a mano y de paso entretenerse jugando a la Lotería Yaqui, auspiciadas por el Centro de Culturas Populares e Indígenas a cargo de la licenciada Trinidad Ruiz y el ingeniero Antonio Mexia.

Da gusto que los propietarios originales de los llanos de Cócorit y de Cajeme muestren su cultura tangible que está siendo deformada por el esnobismo cultural cajemense para lucrar con ella,  tener prestigio de culturero y artista entre la élite yori de la sociedad mestiza dominante que los señala en forma despectiva como “Inditos” después de arrebatarles su tierra y su río Yaqui  en una sangrienta guerra fratricida y de castas, para formar primero la Municipalidad de Cócorit y años después el Municipio de Cajeme, el 27 de noviembre de 1927.

La cocina tradicional yaqui es toda una organización integrada por mujeres de la etnia, ya sea cocinando sus sabrosos platillos o sirviendo a sus autoridades civiles, militares y religiosas durante sus festejos anuales acorde a un regio calendario litúrgico de la iglesia judeo cristiana, implantada en ellos por los misioneros jesuitas en el siglo XVII.

Fue toda una gran ilustración didáctica, ver a las mujeres yaquis prender el fuego en tibones metálicos improvisados como hornilla de leña, llenar las mesas con bolas de harina, tortear las tortillas sobaqueras, cortar la carne de res y la verdura antes de depositarlas en una tina u olla con agua hirviente, o limpiar los frijoles Yori Muni y verlas servir los platos con delicioso guacabaqui, carne con chile, burritos de frijoles, acompañados con una taza de café colado, Dolca o champurrado, entre una amable algarabía de la simpática jefa, María del Rosario “Chayito” Hernández Osuna con  las señoras Felicitas Jaime León, Antonina Norzagaray, María Francisca Hernández Osuna, Silveria Matuz Medina y Reina Valencia González. Autoras del recetario Comida Yaqui en venta.

Mismos alimentos que gozaron sus indómitos guerreros alzados en armas como Cajeme, Tetabiakte, Luis Espinosa, Luis Matus, Ignacio Mori, Sibalaume, Pluma Blanca y Jesús de Ráhum, en defensa de su territorio, río y cultura tradicional contra  la colonización vasca, española, mexicana, sonorense serrana, norteamericanos, alemanes, chinos y europeos, al emigrar al Valle del Yaqui y a Cócorit, para cultivar la tierra, comercializar con ellos y con las tropas profiristas, constitucionalistas y federales en los pueblos ribereños, hasta la signatura del tratado de paz con Lázaro Cárdenas en 1940.

“Achai-taá”, “Tajkaim”, “Chokim”, “Maala-meche”, exclamaba la encantadora profesora, Patricia Abigail Hernández Hernández, de Tórim, egresada de la Universidad de Sonora, ante los jugadores de la lotería, hasta que alguien, gritaba: ¡Gané!, para luego recibir un juego de ella.

Con gusto aprecié la artesanía de mascaras de chivato, tambores, cintos y cabeza disecada de venado cola blanca, exhibidos sobre una mesa atendida por el artesano Rubén Hernández de Vícam Estación.

Qué bonitos vestidos, rebozos y blusas decoradas con flores de colores bordadas por las señoras Cristina Valenzuela Juzacamea y Paula Cota Tórtola, de la Loma de Guamúchil, el verdadero pueblo tradicional de Cócorit, sustituto al de la comisaría de Cócorit, hoy fraccionamiento campestre tipo de  Coyoacán de los Robinson Bours , para su venta a las familias de hacendados, clase media y pobre de otros lugares.

La cultura Mayo estuvo también presente por medio del artesano de fama nacional, Arnulfo Yucupicio Leyva y la señora Amelia Rábago Zazueta, vendiendo sus danzantes venados mayos, chivatos, cintos y demás artesanía típica de Masiaca.

Image

: La jefa de la cocina  tradicional yaqui, María del Rosario “Chayito”  Hernández Osuna, del pueblo de Tórim, río Yaqui.

Image

“Chayito” haciendo tortillas sobaqueras,

Image

Haciendo tortillas de harina en hornilla.

Image

Señoras yaquis integrantes de la cocina tradicional María del Rosario “Chayito” Hernández Osuna, Felicitas Jaime León, Antonina Norzagaray, María Francisca Hernández Osuna, Silveria Matuz Medina y Reina Valencia González con Antonio Mexía

Image

Tirando las tortillas sobaqueras a la hornilla.

Image

Jugando a la Lotería Yaqui con Patricia Abigail Hernández Hernández de Torim

Image

Doña Cristina Valenzuela Juzacamea de la Loma de Guamúchil.

Image

El Rostro del Festival: Paty Abigail Hernández Hernández

Image

Olla con el sabroso Guacabaqui. ¡Qué delicia de comida!

Image

Artesanía yaqui por Rubén Hernández de Vícam Estación.

Image

Artesanía  mayo por Arnulfo Yucupicio de Masiaca.

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Copyright: Material protected by copyright SEP/CP-509989/78/Son of his holder, architect Francisco Sánchez López. Reproduction in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy!

Architect, photographer, artist of magical realism art, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and  critic s for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

Facebook: Francisco Sanchez, Twitter/archfcosanchez

Blog: www.sanchezarchitecture.blogster.com, http://www.artecajemeart.blogster.com

Nuestra Hermosa Top Model de Ciudad Obregón, Sonora

En casi todos las exposiciones comerciales publicitarias y en algunas festividades republicanas, las guapas edecanes hace acto de presencia para engalanar el festejo por su belleza física y  porte femenino ya sea entregando publicidad alusiva o  invitando al público al entrar al establecimiento.

De las cientos de ellas que hay en la ciudad, destaca la hermosura y fina imagen de Jessica Castro, encantadora estudiante de la licenciatura de Mercadotecnia en el Instituto Tecnológico de Sonora. A quien tuve el gusto de conocer acompañada por su amiga Viridiana Cortés en los eventos culturales llevados a cabo en el jardín del Museo Sonora en la Revolución, durante la pasada reunión comercial, turística y social entre los Caballeros del Sol de la ciudad hermana de Tucson, Arizona y los empresarios de la CANACO de Ciudad Obregón, organizada por el  empresario de fotografía digital Jesús Nares, en la Dirección de Turismo de esta asociación.

En otra ocasión admiré su belleza promocionando la cerveza Tecate frente a un expendio durante el pasado Buen Fin en nuestra ciudad. Sorprendido quedé  al verla galardonando con su belleza el carro alegórico de la firma comercial Telcel durante el exitoso pasado Desfile Navideño 2012 de la Radiodifusora La Invasora, uno de los mejores, por la participación de los comercios con sus carros alegóricos bellamente decorados con multicolores motivos navideños, Santa Clos, y las santas clos en minifalda de la comparsa de la Secundaria Técnica # 36, recorriendo las calles de la ciudad, ante una multitud de más de 50 mil cajemenses que apreciaron, como su servidor, su sonrisa y bello rostro juvenil, al abarrotar las banquetas de la avenida Miguel Alemán y obstruyendo el paso del desfile algunas de ellas.

Opino que la organización Nuestra Belleza México debe de invitarla a participar en su certamen de belleza el próximo año. Pero, para que ustedes la admiren, suspendo el texto y mejor dejo que las imágenes hablen por sí mismas en estas fotografías de ella.

Image

Edecán Jessica Castro, de la agencia Top Model de Cajeme.

Image

Porte distinguido de la hermosa Jessica.

Image

Saludando a miles de cajemenses en el Desfile Navideño de la Invasora.

Image

Posando su belleza en el carro de Telcel en el Desfile Navideño 2012

Image

¡Qué hermosos rostro!

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Copyright: Material protected by copyright SEP/CP-509989/78/Son of his holder, architect Francisco Sánchez López. Reproduction in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy!

Architect, photographer, artist of magical realism art, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and  critic s for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

Facebook: Francisco Sanchez, Twitter/archfcosanchez

Blog: www.sanchezarchitecture.blogster.com, http://www.artecajemeart.blogster.com